Giffard, creadores de sabores.

Émile Giffard fue en sus inicios un farmacéutico. Todo empezó en Angers (Francia) durante el caluroso verano de 1885.


La empresa investigó sobre las propiedades digestivas y refrescantes de la menta, hasta la invención de un puro, definido y refinado licor de menta: Menthe Pastille.


Hoy en día Giffard es mucho más que la Menthe Pastille, contando en la actualidad con una amplia gama de 50 sabores de licores, y cerca de 60 variedades de siropes de fruta. Su porfolio lo podemos dividir en:


- Licores Premium: 7 licores naturales elaborados con los mejores ingredientes.

- Licores Modernos: Una gama de 5 licores dulces y de baja graduación.

- Licores Clásicos: Todos los sabores básicos para la industria del cóctel con una alto nivel de calidad, como Apricot, amaretto, y blue curacao, entre otros.

- Siropes: de puro azúcar, concentrado de frutas y sin conservantes.


 


 


 




Para conseguir los resultados deseados, Giffard utiliza plantas seleccionadas a mano. Su maceración es un método tradicional de destilación que respeta el auténtico sabor de la fruta. Para extraer los aromas se colocan  las frutas maceradas con alcohol puro de 48 horas a 3 meses, según el tiempo necesario para obtener un perfecto equilibrio entre fruta y alcohol. Esta infusión, delicadamente diseñada, respeta la fruta natural y es la base de nuestros licores de calidad. 


 

Aquí os dejamos un enlace de la última edición de la Giffard West Cup 2013: 


ExternalVideoWidget